Fapromed

Accede a tu cuenta

Username
Contraseña *
Recordarme

La tributación para las Asociaciones

IVA
Las asociaciones están obligadas, en todo caso, al pago del impuesto en las compras que lleven a efecto. Para  operaciones  no  exentas,  tiene  obligación  de  repercutir  el  IVA  correspondiente  e  ingresarlo  en Hacienda, pudiendo desgravar de esta cantidad el IVA soportado.

Hay  varios  casos  específicos  de  exención  del  impuesto  (unos  rogados  y  otros  no),  que  suponen  no repercutir el impuesto en las ventas que realiza la asociación y, en alguna medida, no poder desgravar el IVA soportado.

El  IVA  es  un  tributo  en  sí  mismo  complejo,  pero  la  exención  le  añade  más  complicación,  por  lo  que requiere un desarrollo extenso que no cabe en este artículo. Remitimos al lector interesado, por tanto, en un primer lugar al apartado de IVA de la Guía de Gestión, con la seguridad de que será preciso entrar en más  detalle  a  la  hora  de  aplicarlo  a  casos  concretos.  La  pregunta  habitual  de  si  le  interesa  o  no  a  la asociación solicitar la exención de IVA acostumbra a ser difícil de responder. No es ajeno a ello el hecho de que la exención no se diseñó para beneficiar a la entidad no lucrativa, sino a las personas físicas que son los que reciben los servicios de naturaleza social o cultural objeto de la exención.

IS
Todas  las  asociaciones  sin  ánimo  de  lucro  están  sujetas  a  este  impuesto,  que  grava  los  beneficios obtenidos anualmente por la entidad, si bien gozan todas ellas de una exención parcial. El alcance de esta exención varía, según la asociación tribute en el régimen general o en el régimen fiscal especial regulado en la ley 49/2002 (de nuevo, se trata fundamentalmente de las asociaciones declaradas de utilidad pública u ONGDs acogidas a los beneficios de dicho régimen fiscal especial).

Las asociaciones están obligadas a realizar la declaración (con pocas excepciones). En  caso de resultar positiva, además de abonar la correspondiente cuota, se inicia la obligación de realizar pagos fraccionados a cuenta de este impuesto (en abril, octubre y diciembre).

IRPF
Tratándose  de  un  impuesto  que  grava  la  renta  de  las  personas  físicas,  las  asociaciones  no  son  sujetos pasivos de este impuesto, pero pueden estar obligadas a practicar retenciones por este concepto a personas físicas  a  las  que  satisfacen  rentas  del  trabajo  o  del  alquiler:  trabajadores  contratados,  profesionales autónomos, arrendadores de locales.

Es de justicia añadir que el interés que se percibe en obtener información y formarse en estos temas es muy alto, por lo que cabe decir que el sector está ajustando su comportamiento en materia fiscal a las exigencias que establece nuestro ordenamiento jurídico.

Newsletter

Suscríbete , introduciendo tu email y

mantente informado de las últimas noticias: